5 de Septiembre de 2016

Adaptarse a un cambio de jefe

Tu carrera como profesional del secretariado es relativamente fácil de controlar cuando sabes quién es tu jefe/a y qué expectativas tiene sobre su trabajo. Sin embargo, ¿qué sucede cuando no conoces claramente quién es o quién va a ser tu superior directo?

Las empresas se encuentran en constante transformación. Es posible que la tuya haya vendido una división, incorpore nuevos productos, persiga nuevos objetivos, adquiera nuevas compañías, se fusione, etc. Ante estas situaciones los jefes/as van y vienen, son ascendidos o despedidos, dimiten o se jubilan y no siempre se llevan consigo a sus secretarias. Otra de las situaciones que te puede suceder es que el jefe/a siga siendo el mismo pero que haya un cambio en sus funciones.

Todos estos acontecimientos, que tú como secretaria no puedes controlar, pueden ocasionar situaciones de inseguridad, estrés, desorientación, etc. Por eso hay algunas recomendaciones que sería interesante tener en cuenta cuando se producen estas situaciones de cambio.

Piensa en positivo

Es bueno no pensar lo peor frente a cualquier cambio, más bien piensa en lo positivo, es decir, en lugar de lamentarse por un cambio de jefe/a piensa que esta nueva situación puede aportarte un camino de progresión en tu carrera.

Puede que te asignen más responsabilidad, un puesto más concreto, un aumento de nómina. Si te asignan un nuevo jefe/a es interesante que le expreses ideas y propuestas que el anterior no aceptó, quizás la filosofía de trabajo del nuevo directivo/a haga que sean acogidas con mucho agrado.

Sería muy interesante que te ofrezcas para asumir nuevas responsabilidades. Si observas que hay áreas que quedan descolgadas y tú como secretaria puedes hacerlas, ofrécete para ello. Un buen consejo es que, sea lo que sea, no rechaces las nuevas responsabilidades que te asignen, si no te interesan haz como si te interesaran.

Haz tu trabajo igual o mejor que antes y, sobre todo, mantén informado al nuevo jefe/a y pídele que te aconseje. Explícale tu antiguo método de trabajo y pregúntale si quiere enfocarlo de una manera distinta, muéstrate abierta a cualquier cambio que te proponga.

Hazte preguntas

Intenta conocer cuáles son los nuevos objetivos que se ha propuesto la división, la empresa, etc. En muchas ocasiones se atraviesa por un periodo donde no se manejan con claridad los nuevos objetivos. En este caso tienes la oportunidad de buscarlos, además de que es mucho más interesante trabajar sabiendo hacia dónde queremos llegar, por ejemplo, averiguar:

– ¿Por qué se ha contratado a una nueva persona?
– ¿Por qué se vendió o desapareció una división?
– ¿Qué se quiere conseguir?
– ¿Cuáles son las nuevas estrategias de trabajo?
– ¿Qué periodos se han impuesto para conseguir los nuevos objetivos?

Puede ser que no obtengas una respuesta inmediata, porque en muchas ocasiones la Dirección no sabe con certeza hacia dónde se está dirigiendo o se encuentra en un periodo de realización de pruebas con nuevos directivos, nuevos lugares, nuevos competidores, etc.

Una nueva oportunidad

Es muy interesante que consideres los cambios como una nueva oportunidad. Una vez conozcas los objetivos que se ha marcado la nueva dirección, la actitud a tomar consiste en plantearse ¿qué puedo hacer yo para conseguirlos? Si consideras que tienes mucho que ofrecer, hazlo saber al nuevo jefe/a, así darás a conocer tus aptitudes.

Observar y esperar

Ante situaciones de cambio, muchas personas, de forma inconsciente crean grupos de presión o mantienen una actitud defensiva ante los nuevos directivos/as, ya se sabe que una secretaria profesional no debería formar parte de ellos y, menos aún, cuando quien coge las riendas de la dirección es su jefe/a directo. En estos casos es muy interesante adoptar una actitud de observación y de espera. En ocasiones puede haber ciertas acusaciones de compañeros sobre una actitud individualista y poco solidaria, es mejor asumirla e intentar explicar los motivos que ser considerada por la dirección como una obstruccionista.

Finalmente un consejo, conserva el entusiasmo, porque estas son épocas donde la dirección se encontrará con muchas actitudes de rechazo o de boicot, asegúrate que tú no formas parte de estos grupos y, sobre todo, da a los cambios el tiempo necesario para que se instalen y funcionen, no practiques la crítica destructiva, porque eso no te va a llevar a ninguna parte.

Con una actitud entusiasta, tú, como secretaria, podrás mantener el control de su carrera profesional incluso en los momentos de transición y de cambio.

Isabel Montero
Experta en comunicación y habilidades

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?