14 de Junio de 2018

Aplica la inteligencia emocional a tu CV

Los reclutadores no sólo se fijan en la experiencia y en los estudios que un candidato posee. Aunque hay que reconocer que una buena formación y experiencia profesional son aspectos importantes, ahora ya no son los únicos y se valoran una serie de cualidades que van relacionados a la forma en que afrontamos los retos y abordamos las situaciones.

Adaptar tu Cv a aspectos básicos de inteligencia emocional te ayudará a mostrar que dominas estas cualidades y lo hará más atractivo a los ojos de un posible entrevistador.

¿Qué debe tener un buen candidato según la Inteligencia Emocional?

Según la Inteligencia Emocional el candidato ideal para ocupar un determinado puesto de trabajo es aquel que actúa ante los demás de la manera más natural posible y siempre guiado por su sentido común.

Es más importante encontrar trabajadores que no generen conflicto con sus compañeros y respeten las opiniones de los demás, que profesionales que únicamente dominen a la perfección las técnicas y leyes del mercado. Comprensión y coordinación entre el equipo de trabajo son las dos características claves.

Aunque, en un principio, puede parecernos complicado conseguirlo, tan sólo hemos de tener en cuenta que se pretende lograr que lo que te gusta coincida con el trabajo que realices. No te limites a hacer sólo tu trabajo sin más, tienes que interesarte por todo lo que pasa en la empresa, no se trata de cotillear, sino de hacer todo lo posible para echar una mano cuando sea necesario, aunque no se trate de solucionar situaciones que te atañan directamente. La verdad es que estamos hablando de valores universales: trabajar con dedicación, preocuparse e interesarse por lo que ocurre a su alrededor, ser emprendedora, integrarse en la plantilla de trabajo, analizar las situaciones antes de tomar una decisión…

En el curriculum no rompas los esquemas: modifícalos. En este nuevo curriculum tienes que hacer hincapié en aquellas capacidades que tengas que coincidan con la Inteligencia Emocional. Aunque hay que reconocer que una buena formación y experiencia profesional son aspectos importantes, ahora ya no son los únicos que importan.

¿Cómo hacerlo?

Los puntos básicos de un curriculum emocional se centran en mostrar la cara humana de las personas y dejar muy clara su capacidad para afrontar cualquier situación. Si deseas que tu curriculum diga mucho a tu favor, debes demostrar que eres una persona con iniciativa y muy exigente con tu trabajo. Este curriculum tiene que mostrar:

  • Independencia: cada uno de nosotros aporta soluciones  únicas en la empresa.
  • Interdependencia: cada individuo depende del trabajo de los demás.
  • Jerarquización: cada una de las capacidades de la Inteligencia Emocional están relacionadas. Así, sin autocontrol, no nos sirve de nada tener empatía, y sin empatía la auto motivación no tiene sentido.
  • Necesidad pero no suficiencia: poseer inteligencia emocional no garantiza un resultado satisfactorio, tenemos que compaginarla con los conocimientos necesarios para cada puesto de trabajo.
  • Un momento donde debes detenerte y pensar muy bien la imagen que quieres  mostrar es en el momento de explicar tu experiencia emocional   y los motivos de tu cambio de trabajo.
  • Además de detallar los periodos de tiempo que has trabajado y nombrar el lugar, es muy importante que redactes unas breves líneas donde expliques qué supuso para ti esa experiencia a nivel de compromiso, responsabilidad y valores adquiridos.
  • No olvides comentar cuáles son los motivos que te han llevado a solicitar otro empleo, en el caso en que actualmente estés trabajando.
  • Es importante que completes tu curriculum describiendo tus aficiones. estos últimos datos ayudan mucho al seleccionador a formarse una idea de tu  personalidad.

 

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?