5 de Octubre de 2018

Características de las personas que funcionan con empowerment

Estamos siendo testigos de profundos cambios en nuestras organizaciones. La globalización de los mercados, la competencia creciente,  la mayor demanda y la exigencia del consumidor en cuanto a calidad, flexibilidad, rapidez, funcionalidad, bajos costos, … nos exigen que nuestro trabajo, al igual que nuestros servicios y productos, aporten cada vez más valor añadido a nuestros clientes.

Todo esto nos ha puesto a personas y organizaciones en estado de “revolución” y nos sugiere otro tipo de administración. Necesitamos cambiar el modo de hacer las cosas para hacerlas mejor, en menos tiempo, siendo más productivos, más ingeniosos y creativos.

Una cosa está clara: no seremos capaces de realizar un cambio si no estamos convencidos de que LO NECESITAMOS para continuar en la brecha sin perecer.

¿Qué es el empowerment?

El empowerment no es más que una nueva forma de gestionar las personas que integran la organización; es el hecho de delegar poder y autoridad a los empleados y de conferirles el sentimiento de que son dueños de su propio trabajo.

Empowerment es una herramienta de la calidad total que fortalece el liderazgo,  que da sentido al trabajo en equipo y que permite que la calidad total deje de ser una filosofía motivacional,  desde la perspectiva humana y se convierta en un sistema funcional.

 

Características de las personas que funcionan con empowerment

  • El puesto pertenece a cada persona
  • El puesto genera valor debido a la persona que lo ocupa, y es parte de lo que la persona es.
  • La persona es quien tiene la responsabilidad sobre sus funciones, no el  jefe o el supervisor u otro departamento.
  • La persona tiene el poder sobre la forma en que se hacen las cosas, tiene el control total sobre su trabajo y éste es significativo.
  • El rendimiento de estas personas se puede medir.
  • El trabajo significa un reto y no una carga.
  • Tiene autoridad para trabajar en nombre de la empresa.
  • Participa en la toma de decisiones y tienen en cuenta sus comentarios y aportaciones.
  • Se reconocen sus contribuciones.
  • Desarrollan sus conocimientos y habilidades.
  • Tienen verdadero apoyo.

Si cumples alguna de estas características, vamos por buen camino. Si no, pero te encantaría funcionar bajo estas premisas, también vamos por buen camino, porque no hay nada más fuerte que el deseo de querer hacer las cosas.

Si te planteas en el futuro una meta a la que quieres llegar, ten por seguro que tarde o temprano estarás allí.

Teresa Román
Coach y docente
Topsecretaria

 

 

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?