24 de Enero de 2013

Conoce la influencia de un ambiente caluroso en tu rendimiento laboral

A veces, en tu lugar de trabajo, tienes que soportar temperaturas más altas de lo normal y esto puede ocasionar una serie de trastornos en tu salud que van desde simples molestias hasta cuestiones más graves. Además, no todos reaccionamos de igual forma ante subidas de temperatura, por eso es importante tener en cuenta las características personales de cada uno a la hora de valorar este problema (por ejemplo, tolerarán menos el calor las personas que sufren de sobrepeso). 

Existen múltiples factores que influyen a la hora de determinar cuándo un ambiente normal de trabajo se ha transformado en un ambiente caluroso. Además de la temperatura ambiente, tienen importancia el tipo de ropa que lleves puesta, los focos de calor a los que estés sometida, el tipo de esfuerzo físico que estés realizando, la humedad, las corrientes de aire, etc. 

Entre otras molestias, por trabajar en un entorno así, podrías notar sudoración excesiva con la correspondiente sensación de malestar. Además, disminuye tu rendimiento y tu capacidad de concentración en la tarea que llevas a cabo. 

Por todo esto, es importante controlar la temperatura a la que te encuentras sometida en tus horas de trabajo. Entre otras medidas, disponer de ventiladores o aparatos de aire acondicionado y beber agua en abundancia pueden ayudarte a mejorar el ambiente. Recuerda, en relación al aire acondicionado, que aunque un ambiente caluroso no es saludable, tampoco lo es un ambiente excesivamente frío.

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?