8 de Enero de 2012

¿Conoces el régimen de una sociedad anónima?

Es quizás la forma de sociedad más conocida. Aquí te apuntamos unas escuetas nociones sobre su régimen y sus principales características.

Es una sociedad de tipo mercantil cuya principal característica es que su capital se halla dividido en acciones. Las acciones son, por tanto, partes alícuotas del capital social, y otorgan a quien es titular legítimo de las mismas la condición de socio y una serie de derechos que la Ley o bien el Estatuto de la propia sociedad, le confieren como tal.

El capital mínimo de una S.A. es de 10 millones de pesetas, y está integrado por las aportaciones que han realizado los socios, que pueden ser aportaciones dinerarias o no dinerarias (en bienes o en derechos patrimoniales que puedan ser valorados económicamente).

La sociedad se constituye en escritura pública ante notario, y debe inscribirse en el Registro Mercantil para que adquiera personalidad jurídica y que las acciones celebradas en nombre de la sociedad sean válidas.

Otra de las principales características es la ausencia de responsabilidad personal de los socios sobre las deudas sociales. Las sociedades anónimas se rigen por unos Estatutos internos, que tienen un contenido mínimo establecido por ley. En realidad no existe un modelo de Estatutos de la S.A. porque la ley permite incluir cualquier pacto que decidan los socios, siempre que no sean contrarios a la ley ni a los principios que rigen esta forma de asociación. Los Estatutos han de contener el régimen de administración que se seguirá (un administrador único, varios, o un Consejo de administración).

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?