6 de Mayo de 2016

Cortesía con las visitas: 3 normas básicas

Ante cualquier visita, es necesario observar la triple norma de cortesía:

  • Distinguir
  • Obsequiar
  • No molestar

Distinguir: Atenderla a la hora acordada y con el respeto y consideración que se merece (todas las visitas, independientemente de cargo e importancia), la educación no entiende de escalas sociales y profesionales.

Obsequiar: Ponerse a su disposición, ofrecerle un café, la prensa, … debe notar que su presencia es bien recibida.

No molestar: Si hemos acordado que tendrá que esperar media hora, atenderle en sus necesidades, pero dejándolo solo. Habitualmente se piensa que es más correcto seguir charlando durante este tiempo.

Muchas personas manejan mal el silencio, como ejemplo valga cuando se entra en el ascensor y se piensa  que es muy incómodo estar en un espacio tan pequeño sin abrir la boca, se recurre al manido tema del tiempo o el tráfico, cuando lo correcto sería “buenos días, ¿a que planta va?”, si es que se ha adelantado para tocar el timbre. A partir de ahí sobran las conversaciones, sin tener que recurrir a bajar la cabeza para no cruzar la mirada.

En el caso de la secretaria cuando acompaña a una visita, debe dejar la iniciativa de entablar conversación al visitante y contestar con brevedad y discreción a sus preguntas.

¿Quieres saber más?

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?