14 de Marzo de 2013

¡Cuidado con tu espalda!

Una de las causas más frecuentes de absentismo laboral es la lumbalgia. En la mayoría de casos no es un trastorno grave, pero sí muy molesto, que puede ocasionar un dolor agudo y en ocasiones extendido a otras partes del cuerpo, sobre todo las piernas.

Una posición forzada en tu lugar de trabajo puede derivar en una lumbalgia, ya que esa zona de tu espalda puede acumular una serie de tensiones por la repetición de posturas incorrectas, o la realización de movimientos bruscos o repetitivos en exceso sin ningún tipo de descanso o relajación. Si estás embarazada, tienes un riesgo mayor, por el peso del bebé, que obliga a tu espalda a soportar una tensión adicional.

Lo mejor que puedes hacer para evitarla es mantener una postura correcta y evitar movimientos que obliguen a la parte inferior de tu espalda a soportar una presión exagerada en las vértebras y en los músculos.

 
Estas son algunas pautas que deberías tener en cuenta: 

  •  Cuando estés de pie no fuerces tu postura sólo hacia un lado del cuerpo. Debes distribuir el peso de manera uniforme. 
  •  Tus zapatos no deben ser excesivamente altos, ya que unos tacones pronunciados sobrecargan la tensión que debe soportar la zona lumbar.
  • No camines encorvada, sino con la cabeza erguida y los hombros ligeramente hacia atrás. 
  • Si tienes que levantar un peso del suelo, sobre todo no dobles la espalda, manténla derecha y flexiona las piernas, para hacer fuerza con los muslos y no con los músculos de la espalda. Cuanto más cerca esté el objeto de ti, más fácil te resultará levantarlo en una postura correcta. Si en lugar de levantarla tienes que depositar un peso en el suelo, sigue estas mismas pautas.
¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?