7 de Septiembre de 2012

El Síndrome de la Clase turista: conócelo

Seguro que has oído hablar de él. Unas excesivas horas de vuelo, asientos y espacios reducidos en la clase turista de los aviones y la escasa movilidad de los pasajeros durante ese tiempo, pueden tener consecuencias fatales para su salud. Aunque no está demostrado su relación directa con los viajes en avión y en clase turista, hay algunos detalles que deberías conocer.

Estamos ante un problema que se acentúa si ya de por si eres una persona con mala circulación sanguínea o tomas anticonceptivos, ya que entonces el riesgo de sufrir una trombosis es todavía mayor. Están además dentro del grupo de riesgo las personas que acaban de someterse a una intervención quirúrgica, o que tienen problemas de obesidad, por ejemplo.

El problema radica en que al pasar sentado y sin apenas movilidad durante tantas horas de vuelo, la sangre circula por nuestras piernas de una manera más lenta de lo normal, favoreciendo la aparición de pequeños coágulos de sangre. Estos coágulos pueden desprenderse y viajar por el torrente sanguíneo, y acabar por instalarse en el corazón o en los pulmones, con el consiguiente riesgo de taponamiento de arteriasvitales. 

Algunas compañías aéreas aconsejan a sus pasajeros dar paseos esporádicos por el pasillo del avión durante los viajes de larga duración. 

Mover las piernas, hacer algún tipo de ejercicio, etc., ayudará a reactivar la circulación de la sangre en esa zona del cuerpo, y prevenir la formación de esos pequeños coágulos. 

Puedes llevar medias de descanso durante el vuelo como medida adicional. 

Otra recomendación es beber líquido, pero, por supuesto, excluyendo el alcohol.

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?