11 de Enero de 2018

¿En qué nos puede ayudar una infografía?

Las infografías están de moda y además pueden ayudarnos a mejorar la comunicación de nuestra empresa o departamento, incluyendo alguna en las presentaciones de tu directivo, o realizando alguna con información relevante de la empresa para poder distribuirla en redes sociales.

Realizar una infografía implica representar la información o los datos de una forma visual y atractiva, es decir, a través de gráficos, ilustraciones, pictogramas, o cualquier otro recurso gráfico.

A nadie se le escapa que, como dice el refrán, una imagen vale más que mil palabras, que retenemos mejor lo que vemos y se nos demuestra que lo que leemos y que, en líneas generales, una imagen transmite, sin barreras de idioma, tiempo o cultura (piensa si no, en una pintura rupestre, un icono famoso, un signo, etc, ).

Partiendo de la base de que la información que una empresa o un departamento transmite debe llegar al interlocutor al que se quiere dirigir, cualquier modo de facilitar este entendimiento debe ser tenido en cuenta. Si los datos son, además, complejos y farragosos, con mayor razón tenemos que procurar mejorar su transmisión y comprensión.

¿Cuáles son las ventajas de incluir una infografía?

Pues, entre otras, las más destacables podrían ser:

  • Ayuda a transmitir la información porque la clarifica
  • La hace más atractiva
  • Reduce los textos, que son sustituidos por gráficos, imágenes…
  • Mejora la comprensión de datos, estadísticas, porcentajes…
  • Ayuda a retener esa información, potencia su memorización mucho más que con el simple texto
  • Ahorra tiempo al lector: al obtener la información y al intentar entenderla.
  • Es más probable que el destinatario lea la información visualmente que en un simple texto. Nos pasa, por ejemplo, cuando leemos prensa escrita: si en una noticia hay un gráfico es muy posible que ni siquiera nos leamos el texto, con esa imagen y el titular, podemos obtener la información que deseamos.
  • Si se combinan con las redes sociales, pueden viralizar la información y hacerla llegar a más gente y más rápidamente.
  • Puedes utilizarla tanto offline (presentaciones, carteles) como online (redes o publicaciones web)

Pero para ello una infografía debe estar correctamente diseñada y estructurada: si no nos ayuda a transmitir no sirve de nada por muy bonita o moderna que sea. Ello implica también un importante trabajo de conceptualización, resumen y gradación de la información a incluir y pondrá a prueba nuestra capacidad de captar lo importante y saberlo trasladar.

Es muy importante saber recopilar qué datos van a ser relevantes y plantearnos cómo vamos a plasmarlos, qué ideas deben destacar sobre otras, cómo las queremos ordenar, etc. Después será más fácil elegir qué diseño de infografía puede ayudarnos a trasladar mejor este esquema.

¿Cómo empezar?

Hay multitud de herramientas online que nos permiten hacer infografías y que en su mayoría son gratuitas y fáciles de usar. Dos de las más conocidas son Canva y Picktochart, pero hay muchas más. Algunas, además,  son especializadas, como Visualize, que está enfocada a generar CVs atractivos o Infoactive, que es especialmente útil si tenemos que trabajar con datos como estadísticas, porcentajes, etc.

Y si quieres saber más sobre infografías, cómo desarrollar la información a implementar, trabajar con ejemplos, saber dónde encontrar recursos para incorporar a tus diseños, etc. recuerda que en el mes de febrero realizamos una jornada especial para que podáis aprender esto y mucho más.

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?