6 de Febrero de 2014

Estar entre las mejores

Todas podemos ser profesionales excelentes, sólo necesitamos de un plan de mejora para encaminarnos.

Si quieres estar entre las mejores de tu profesión, es imprescindible que te concentres en lo que haces bien. Concéntrate en tus fortalezas y habilidades, porque eso forma parte del talento que ya tienes por naturaleza. Es importante detectar primero lo que sabes hacer bien para poder encaminar tu carrera profesional en esa dirección, por ejemplo si a una persona que mide un metro y medio le gustaría ser jugador de baloncesto, por mucho que entrene 24 horas al día, 365 días al año, jamás podrá ser un jugador de élite de ese deporte. Sin embargo una persona que mide dos metros diez lo tiene muy difícil para llegar a ser campeón de carreras de caballos, le es imposible ser un buen jockey.

Es importante concentrarnos en lo que puedes y sabes hacer muy bien si quieres conseguir el máximo desarrollo profesional.

¿Cómo puedes conocer tus fortalezas?

Los expertos en el tema recomiendan que trabajemos la auto observación de nuestras reacciones en situaciones de nuestra vida cotidiana, y en ámbitos que van más allá que los del trabajo, es decir,  aquellas reacciones que tenemos de forma natural y espontánea en las diferentes situaciones de nuestra vida. Por ejemplo si en la última celebración a la que tuviste que asistir pasaste la mayoría del tiempo con personas que conocías o si bien por el contrario pasaste la mayor parte del tiempo conversando con personas desconocidas; en el primer caso tu reacción podría indicar que tienes una tendencia de comportamiento a profundizar en las relaciones existentes; en el segundo caso tu tendencia podría ser la de una gran talento para contactar y ganarte a los demás de forma natural.

Otra manera de descubrir los propios talentos consiste en hacernos un análisis para identificar cuáles son las cosas que siempre hemos querido hacer, es decir esas cosas que menos nos cuestan aprender y que nos producen mayor satisfacción personal.

Descubrir el talento personal a veces no resulta fácil porque los condicionantes sociales y profesionales nos impiden en muchas ocasiones actuar basándonos en nuestros talentos.

La mejor manera de ser un profesional excelente consiste en trazarnos un plan de mejora personal y profesional. Lo primero que debemos hacer es contrastar la imagen que tenemos de nosotras mismas con la valoración externa de las personas que más nos conocen, tanto relaciones personales como relaciones profesionales, de esta manera podremos obtener un feed-back sobre nosotros mismos de nuestros compañeros de trabajo o de nuestros jefes, así podremos darnos cuenta de nuestra zona ciega, es decir, de aquella zona que nosotros desconocemos pero que es evidente para los demás a través de nuestro comportamiento.

Una vez hayamos detectado algunos de nuestros talentos, es importante concentrarse en dos o tres de estas habilidades. Debemos elegir las que más nos convienen para desarrollarnos en nuestro puesto de trabajo, hay que hacer un análisis de cuales de esas habilidades te interesan potenciar y en cuales necesitarías mejorar.

Es muy importante que aprendas de la experiencia, es decir, el aprender no consiste solamente en ir acumulando nuevos conocimientos, sino en llevarlos a la práctica, hacerlos realidad, si no el conocimiento no tienen ningún valor.

 

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?