22 de Marzo de 2021

Haz partícipe a tu empresa: comparte tus conocimientos

El dicho “el conocimiento es poder” nunca ha sido más cierto que ahora donde el acceso a la formación y al conocimiento es tremendamente sencillo para la mayoría de nosotros: simplemente con conexión a la red tienes a tu disposición multitud de estudios, tesis, documentación e información sobre los temas que pueden interesarte a ti o a tu compañía.

Pero el poder no viene sólo de la información sino del uso que hacemos de ella. Es por esto que te animamos a comunicar y compartir con tus superiores y compañeros tus nuevos conocimientos, títulos o habilidades. En tu mano está hacer que se conviertan en algo más práctico y útil que añadir una línea más en tu currículo y sacarle todo el partido posible en la era de la cooperación y la co-creación.

Pero ¿cuál es el mejor método o manera para adquirir nuevos conocimiento? Pues dependerá del tipo de habilidades que queramos desarrollar. Por ejemplo, los cursos on line suelen ser muy útiles para mejorar los conocimientos de tipo técnico, mientras que asistir a seminarios o cursos presenciales puede ayudarnos a desarrollar nuestras habilidades comunicativas.

Independientemente del método que escojamos tenemos un importante reto: encontrar la manera de dar a conocer nuestros nuevos conocimientos a los demás. No hace falta ser pedante, ni alardear de ello, pero podemos hacerlo.

 

Algunas ideas para conseguirlo

  •  Ofrecerse voluntario para participar en algún proyecto: Muchas empresas, en momentos puntuales, necesitan organizar equipos multifuncionales para llevar a cabo iniciativas especiales, como por ejemplo, la presentación del nuevo paquete de beneficios para sus empleados, la implantación de un nuevo sistema informático en la oficina o una celebración de empresa.
    Piensa en qué habilidades o conocimientos pueden ser útiles para colaborar en estos trabajos puntuales y toma la iniciativa de estar involucrada. De esta manera, no sólo ganarás experiencia poniendo en práctica tus nuevos conocimientos, sino que podrás demostrar que puedes formar parte de un equipo y hasta de liderarlo.
  • Ofrecerte para formar a otros: Si tu jefe te ha mandado a hacer un seminario o curso de formación fuera de la empresa, a tu regreso ofrécete para impartir el curso a compañeros tuyosNo siempre hace falta que sea un curso formal sino que con tus nuevos conocimientos puedes dar consejos y ayudar a otros compañeros que puedan estar preocupados por un tema del que tú tienes conocimiento.
  • Asegúrate del apoyo de tu directivo o de tu supervisor: Siempre que sea posible, informa a tu jefe/a cuando te hayas marcado nuevos planes de formación. No sólo le darás una mayor información de tus habilidades y objetivos profesionales, sino que puede ofrecerte tiempo libre para ello o ayudarte económicamente incluyéndolo en los presupuestos de formación de la empresa. Además te podrá tener presente a la hora de asignar responsabilidades de nuevos proyectos.
  • Finalmente, apunta tus logros: Por ejemplo, si después de haber hecho un curso de contabilidad eres capaz de identificar maneras de cómo tu departamento puede reducir gastos, házselo saber al jefe/a, y  si lo ves factible puedes facilitarle material con el programa o curso, tus apuntes o el manual o material de apoyo que creas que puede ayudaros. Seguro que tu experiencia será de ayuda y resultará siempre bienvenida. Esta información resultará útil cuando llegue la hora de evaluar tu trabajo, ascenso o cambio de departamento, así como para en la búsqueda de un nuevo empleo.
¡Hacer de la formación una de las principales prioridades de nuestra carrera es perfecto!… pero no es suficiente. A veces las oportunidades de mejora profesional que buscamos pueden estar más cerca de lo que nos pensamos, simplemente si nuestros compañeros y jefes supieran nuestros conocimientos y habilidades.
¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?