7 de Septiembre de 2012

La etiqueta en los correos electrónicos

Te proponemos unos consejos para redactar tus correos electrónicos de una forma correcta:

No seas un prototipo de novelista

  • Los mensajes deben ser concisos y directos. Piensa que es como una conversación telefónica, pero en lugar de hablar escribes. Nadie ha ganado un Premio Pulitzer por una conversacion telefónica, así que nadie ganará uno gracias a un mail.
  • Recuerda que algunas personas reciben cientos de e-mails diarios y no disponen de tiempo para perder leyendo novelas interminables.

Demasiada puntuación

No utilices demasiada puntuación. Verás montones de mensajes de correo donde hay docenas de exclamaciones al final de la frase para enfatizarla. Si realmente hay algo importante se verá reflejado en el texto, no en su puntuación.

El formato no lo es todo

El formato puede ser todo, pero éste no es el caso. Utilizando HTML, o “texto enriquecido” puedes dar un toque divertido a tus mails, con colores, fuentes diferentes, etc.. Aunque ten en cuenta que existen muchos correos de clientes (y algunos proveedores) que no pueden utilizar estos formatos, por lo tanto, si envías tu mensaje con este formato enriquecido, el mensaje que recibirán será totalmente ininteligible para ellos.

Saludo

  • La pregunta es ¿cómo encabezar un e-mail?. Apreciado Sr., Apreciado Sr. García, Clara:, o bien utilizar un mail sin personalizar.

Lo más recomendable es utilizar los formalismos generales. En una situación que no sea profesional, se recomienda utilizar los formalismos estándares, “Apreciada Carmen” o “Carmen:”.

En el mundo profesional, las cosas se complican. Cada situación necesita ser evaluada, pero en general, sería mejor seguir una guía: si normalmente tratas a una persona así: Sra./Sr. García, entonces es mejor seguir la misma tónica. En cambio, si te diriges por su nombre es mejor seguir la guía explicada anteriormente. Si estás insegura, sigue el saludo formal.

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?