7 de Enero de 2013

Nuestros ojos: víctimas del ordenador

Puede que el título de este consejo te parezca exagerado, pero lo cierto es que trabajar tantas horas al día frente a una pantalla puede ocasionarnos más de un quebradero de cabeza. 

No es sólo coincidencia: uno de los problemas a los que nos enfrentamos es la fatiga visual que produce, entre otros síntomas, cefaleas y mareos. 

La fatiga visual está relacionada con la iluminación además de con las características especificas del puesto de trabajo. Por ello, te proponemos algunas pautas de actuación a la hora de acondicionar tu espacio laboral y la manera en que desarrollas las tareas frente al ordenador. 

  • Vigila el nivel de iluminación. No es conveniente que haya ningún tipo luz (ni natural ni artificial) que incida en la pantalla o cerca de ella de modo que produzca reflejos sobre la misma. Lo normal es utilizar iluminación general del lugar de trabajo menos intensa y reforzarla con lámparas o focos.
  • No sólo debes tener en cuenta la luz sino las superficies que puedan ser reflectantes, como espejos, cristales o el papel satinado, por ejemplo. 

Es mejor que te sitúes de forma paralela a las fuentes de iluminación, sean las que sean, porque evitarás incidencias directas de luz. 

  • Procura hacer pausas de visión cuando lleves un rato trabajando frente al monitor.
  • Recuerda que es mejor leer informes o datos en papel que directamente en la pantalla. La fatiga visual se reduce de un caso al otro.
  • Consulta cada año al oftalmólogo: un chequeo anual irá muy bien para tus ojos. Que no notes la fatiga no significa que no exista.
¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?