5 de Noviembre de 2015

Organizar un desayuno de trabajo

El desayuno de trabajo es una costumbre de origen anglosajón. Tienen lugar a primera hora de la mañana con la finalidad de planificar y organizar el resto de la jornada laboral. Son muy útiles cuando se trabaja por objetivos.

El desayuno puede organizarse en la oficina o bien en un restaurante cercano que los sirva.

El tiempo adecuado para dedicar al desayuno de trabajo es de aproximadamente una hora.

Una de las características a tener en cuenta es que el desayuno no ha de ser abundante, pero has de saber cuáles son los hábitos del cliente. Por ejemplo, a un cliente inglés o americano le parecerá poco abundante un desayuno continental.

El desayuno continental está compuesto de: té o café con leche, zumo de naranja, mantequilla, mermelada y algo de bollería.

El Desayuno inglés: todo lo antes citado más cereales, huevos, jamón, queso, salchichas de frankfurt, fruta, etc.

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?