7 de Septiembre de 2012

¿Qué es el confirming?

Las empresas se pueden encontrar con graves problemas de impago ya que la morosidad puede limitar su liquidez, ocasionar pérdidas y poner en peligro su propia supervivencia. Este sistema permiten a la empresa tener la seguridad de que todas sus ventas o una gran parte de las mismas llegarán a buen fin y serán cobradas.

¿Qué es?

El Confirming también recibe el nombre de factoring al revés, factoring de proveedores, servicio de pagos a proveedores, confirmación de pagos, o gestión de pagos a proveedores. La introducción en España la realizo el Grupo del Banco de Santander, que tiene registrada la marca, y que ha supuesto un cambio radical en los sistemas de pagos de las empresas.

El sistema se basa en que la entidad financiera ejerce como intermediario entre el comprador de unos bienes y sus proveedores, encargándose del pago de las facturas emitidas por estos últimos. La sociedad financiera se convierte en una gestora de pagos de su cliente que le ordena efectuar para pagar sus compras a proveedores, de forma que el cliente se olvida de la cuestión de pagos a suministradores, se ahorra todos los gastos de administración de pagos, los documentos de pago y todo el trabajo administrativo. La entidad financiera ofrece a los proveedores dos posibilidades

  • Cobrar anticipadamente el importe de las facturas que se le hace por el crédito existente con el comprador, de forma que la entidad financiera adelante los importes a cobrar. Esto le permite al proveedor conseguir un disponible inmediato a cambio de una comisión por el servicio. 
  • No aceptar el pago anticipado y cobrar las facturas a su vencimiento

En caso de que el proveedor acepte la oferta de cobrar anticipadamente, elimina el riesgo de impagados, ya que la entidad asume el buen fin de la operación y se hace cargo del riesgo comercial en caso de insolvencia definitiva del comprador.

Las ventajas de este sistema para el proveedor son, en caso de que acepte el pago adelantado de sus facturas, el asegurarse el cobro de las mismas eliminando el riesgo de impagados o fallidos, conseguir liquidez, reducir su riesgo bancario con sus propias entidades de crédito y ahorrar el gasto administrativo de cobro que no aporta valor añadido a la empresa suministradora.

Fuente: Legalsite

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?