17 de Junio de 2010

¿Sufres ‘estrés informático’?

¿En tu oficina tu ordenador funciona a las mil maravillas?; ¿es ágil y está actualizado? Si respondes que sí, pues eres una afortunada, una de las pocas que no sufrirá nunca un mal muy actual: el “Estrés Informático”. Quienes lo padecen sienten un odio acérrimo hacia el ordenador y unas ganas incontenibles de tirarlo por la ventana y junto con él, al Departamento de Mantenimiento.

Si todavía te preguntas qué puede motivar a una persona a profesar tales sentimientos a un aparato indefenso que no hace mal a nadie y que siempre está dispuesto a ayudar, procedo a pintarte una situación bastante frecuente: Llegas por la mañana unos minutos más tarde que de costumbre porque el autobús se ha retrasado; vienes pensando en que tienes que ponerte sin dilaciones a hacer la reserva del vuelo de tu jefe y a leer los 800 correos que cada mañana desbordan tu bandeja de entrada, sin mencionar la de ‘marrones’ que deberás solucionar antes de que llegue la hora de comer…

Llegas a la oficina, enciendes el ordenador y resulta que hoy tarda más que de costumbre en arrancar, digamos que está ‘como el día’. Cuando por fin logra encenderse completamente, quieres abrir tu Outlook pero este te pide una contraseña que nunca habías introducido en tu vida. No sabes a quién recurrir porque el departamento informático es tan burocrático que seguramente se tomará un buen rato en acercarse a tu ordenador. Te pones mientras tanto a trabajar con un Excel pero resulta que de pronto se cierra ’sólo’ y, cuando quieres abrirlo, no puedes recuperar  el archivo sobre el que estabas trabajando. Para colmo de males, Internet Explorer va tan lento que para abrir una página tienes que esperar incluso algunos minutos. Llega media mañana y haciendo cuentas has pasado más tiempo renegando con tu ordenador y los benditos programas que no has reservado el vuelo para tu jefe ni leído los correos, ni completado el Excel… ¡ni nada!

Ahí es cuando te sube la adrenalina, tu corazón empieza a latir con violencia y te dan unas ganas locas de darle una patada al ordenador.  Si alguna vez has sufrido algo similar te puedo diagnosticar qué padeces: ‘estrés informático’ o dicho de otro modo, un tipo de estrés que se genera en los trabajadores cuando los sistemas informáticos no funcionan bien. La víctima “se pone nerviosa, se desconcentra, se frustra y, en algunos casos, desarrolla sentimientos de odio hacia la máquina, el departamento de informática y la empresa en su conjunto”.

Según algunos expertos las empresas deberían tomarse en serio estos problemas no sólo para mejorar el rendimiento de la tecnología sino también para evitar la desmotivación en los trabajadores. Lo que tú puedes hacer para evitar llegar a estos extremos es mantener permanentemente informado al departamento de mantenimiento y sugerirles desarrollar un sistema para administrar las incidencias de todos los trabajadores de la empresa.

Y, claro está, cuando estés a punto de estallar respira hondo, extiende tus manos a los lados y con el pulgar tocándote el índice, di: ‘ooooooommmmmm’.

Fuente: http://planempleounique.blogspot.com/

 

Las tecnologías ineficientes pueden producir estrés informático.

Las tecnologías ineficientes pueden producir estrés informático.

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?