25 de Septiembre de 2017

¿Tiene tu puesto buena ergonomía?

Trabajando en una oficina es lógico que pases la mayor parte del tiempo sentada frente a tu mesa de trabajo, utilizando distintos dispositivos y no siempre de la manera más saludable. Lo cierto es que, a pesar de que existe una normativa específica sobre ergonomía y salud en el trabajo, las malas posturas, el mobiliario obsoleto o las herramientas de trabajo no adecuadas, son lo habitual. Y afecta a nuestra salud.

La ergonomía persigue justamente minimizar estos efectos, adecuando las máquinas y herramientas lo mejor posible a nuestro cuerpo y al uso que realizamos de las mismas. Ello redundará en una mayor comodidad a la hora de trabajar y por tanto, en una mayor eficacia.

Según la última encuesta publicada por el INSHT sobre condiciones de trabajo, hay una mayor preocupación por las consecuencias del trabajo sobre nuestra salud, y en ella se señala también un crecimiento de los riesgos de carácter ergonómico. Algunos de los más extendidos van relacionados a los trabajos de oficina y por tanto, nos afecta; las posiciones dolorosas o que causan fatiga (54% de incidencia) o movimientos repetitivos de manos y brazos (69%) son algunos de ellos.

Dentro de los colectivos administrativos o empleados de oficinas, uno de los principales problemas es el dolor de espalda, junto con dolores en el cuello y las extremidades superiores o la fatiga visual. Y tiene que ver mucho con uno de los aspectos más importantes y que menos controlamos: la postura de trabajo cuando permanecemos sentados.

¿Cumple tu mobiliario con la ergonomía de tu puesto? Descubre cómo debería ser:

Desde el punto de vista ergonómico del puesto, para preservar tu espalda y conseguir que tu postura a la hora de trabajar con el ordenador sea correcta, hay una serie de herramientas que debes tener en consideración y que son fundamentales: tu silla, tu mesa de trabajo, o el uso de apoyapiés y apoyabrazos o muñecas.

La silla de trabajo: a la hora de elegirla no debemos solamente fijarnos en su diseño o en su precio, sino en que cumpla con los requisitos que la hacen adecuada desde el punto de vista ergonómico. La mayoría de los modelos tienen posibilidades de regular no sólo la altura, sino el ángulo de inclinación del respaldo, la altura de los reposabrazos… Pero para que sea totalmente ergonómica debe cumplir una serie de estándares:

  • El asiento debe tener una superficie acolchada del al menos 2 cm de grosor, y estar tapizado con tela flexible y transpirable. Debe poder regularse en altura de forma que el peso recaiga sobre los pies y no, por ejemplo, sobre las rodillas, y su borde no debe presionar la zona interior de las mismas. Es importante la profundidad y el tamaño del asiento. Se recomienda que la primera esté entre 38 y 42 cm, y entre 40 y 50 cm de anchura para un mejor confort.
  • El respaldo debe poder regularse, mejor si es en altura y en inclinación, y debe permitir apoyar totalmente la parte lumbar. El respaldo puedo ser alto o bajo según los modelos, aunque es cierto que el respaldo alto permite un mejor apoyo de la espalda y contribuirá a que reduzcas la fatiga.
  • Se recomienda que la base de la silla sea muy estable. Las más adecuadas son las sillas de 5 brazos con ruedas que posibilitan una mejor movilidad y son más estables.
  •  No debe tener aristas o cantos duros en su diseño.

La mesa de trabajo: al igual que la silla debe tener unas medidas específicas para que sea adecuada ergonómicamente. Debe permitir poder colocar y mover libremente las piernas y suponer un espacio suficiente de trabajo. Normalmente en la mesa irán nuestras herramientas cotidianas: el ordenador, el teclado, el ratón, el teléfono y los documentos de trabajo y hay que habilitar un espacio adecuado donde los distintos elementos tengan su espacio y puedan manejarse con comodidad. La correlación entre la altura de la mesa y la silla debe procurar que nuestro brazo descanse en una posición de 90 grados, por lo que si ambos elementos pueden graduarse en altura, será mucho más sencillo encontrar la posición que mejor nos encaje independientemente de si somos altos o bajos.

También podemos descansar nuestras piernas utilizando un reposapiés. Debemos evitar poner debajo de la mesa cajoneras y otro mobiliario si esto dificulta nuestros movimientos. Es mejor que estos muebles auxiliares dispongan de ruedas y puedan moverse con facilidad. En el caso de la mesa, es también muy importante tener en cuenta el material, el color (preferible colores neutros o claros a oscuros) y el acabado del mismo (una mesa brillante propiciará una mayor reflexión de la luz y puede afectar a nuestros ojos, por lo que es preferible un acabado mate.

¿Sólo en la oficina?

Pero no sólo esto es aplicable a la oficina sino al ámbito del hogar, sobre todo si trabajas desde casa. En este sentido es un error común primar el precio sobre la calidad ergonómica del producto, o simplemente no tener en cuenta los estándares ergonómicos cuando adquirimos mobiliario o algún accesorio. Acabamos así tecleando en nuestro portátil encima de la mesa del comedor o utilizando una silla inadecuada, por ejemplo.

Pero lo cierto es que encontrar estas herramientas de trabajo a un precio asequible es posible y fácil. Una opción a tener en cuenta es la papelería online 20milproductos  donde te ofrecen a precios muy competitivos tanto productos de oficina como mobiliario que te ayudará a mantener los estándares ergonómicos para tu trabajo diario, ya sea desde casa o desde la oficina. Sólo por ser socia de Topsecretaria, tienes un 5% de descuento en tus compras en https://www.20milproductos.com/. Para poder aplicarlo inserta el código TOPSECRETARIA-5.

Como ves, conciliar salud y trabajo está más que nunca a nuestro alcance y al de nuestra empresa. Podemos minimizar los efectos adversos de una postura incorrecta, de los movimientos repetitivos con el ratón y el teclado, los dolores musculares, etc., simplemente con un cambio sencillo en nuestras herramientas de trabajo.

Topsecretaria

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?