9 de Noviembre de 2018

Trucos para potenciar la memoria

La memoria es una de las funciones psicológicas que posees y que te permite recordar situaciones pasadas que han quedado fijadas en tu mente. En la medida  que utilices las experiencias pasadas para resolver con éxito los acontecimientos futuros, estarás actuando de forma inteligente.

La memoria puede ser visual, táctil, olfativa, etc. Es decir, todo lo que percibes a través de tus sentidos es susceptible de ser grabado en tu memoria.

Las fases de memorización son:

  1. Atención y observación: Es el momento en el que tienes que estar concentrada y relajada para que tus sentidos capten el máximo de información posible. A esto ayudará que tengas interés en el tema, por que sea novedoso, creativo, o porque estés motivada al saber que te será de utilidad en el futuro. Por esto es necesario que pongas el máximo interés a la hora de memorizar, a la vez que puedas entender lo que observas. 
  2. Fijación: Consiste en grabar aquello que percibes en tu mente. La fijación puede ser a corto plazo, con lo que se olvidará pronto, o puede ser una fijación más profunda, que quedará para siempre. Las cosas que te sorprenden son las que más fijadas quedan, así como las que relacionas con otras cosas que ya conoces. Existen técnicas, que te presentamos más adelante, para fijar mejor los conceptos.
  3. Conservación: Existe una relación entre el momento en que memorizaste y el tiempo transcurrido en utilizar ese concepto. Mientras más tiempo haya transcurrido más fácil es que se produzca el olvido. De ahí que se utilice el repaso para evitar este problema.
  4. Evocación: Consiste en recordar aquello que estaba memorizado y que necesitas en un momento determinado.

Aplícate algunas reglas:

La primera regla que debes observar para memorizar algo, es entender lo que lees o lo que estás percibiendo. Sin embargo, a veces ocurre que has de grabar en tu mente elementos sin relación aparente o listados interminable. Entonces, es preferible que utilices algunas reglas mnemotécnicas basadas en asociaciones de ideas, símbolos, etc., para agilizar el proceso de memorización.

A continuación tienes algunos de estos trucos:

  1. ACRÓSTICOS

Consiste en formar una palabra nueva, que será la que memorizarás, a partir de las iniciales de las palabras que debes recordar. Por ejemplo: si quieres recordar las palabras avión, ratón, casa, astro, una posible opción es:

  • A –vión
  • R- atón
  • C- asa
  • A -stro

De este modo memorizando la palabra ARCA podrás, posteriormente, evocar las cuatro palabras relacionadas.

  1. HISTORIETAS

Se trata de construir una historieta a partir de los conceptos que debes memorizar.

Por ejemplo, si estudias las excepciones a la iniciativa popular en la Constitución que son: Ley orgánica, Materias tributarias, Internacionales, o de prerrogativa de gracia, la historieta podría ser de la siguiente forma: “Me hizo gracia (prerrogativa de gracia), que en una fiesta internacional (materias internacionales), se pagara un tributo (materias tributarias) para escuchar el órgano (ley orgánica)”

  1. ASOCIACIÓN DE PALABRA

Por ejemplo, si quieres memorizar la fórmula del interés simple
i = C.r.t
Será más fácil recordar la palabra Carrete.

Otro ejemplo, es la distinción entre consonantes sonoras B, D, G, y y consonantes sordas P, T, K.
Para no confundirlas podríamos memorizar estas dos palabras:
BODEGA
PETACA

  1. REPETICIÓN

La repetición constante, a poder ser con rimas, o cancioncillas te ayudará, en muchas ocasiones, a memorizar temas largos.

  1. LISTADO

Es una técnica muy rápida de memorización, que te servirá para memorizar grandes cantidades de conceptos en muy poco tiempo. Los pasos son los siguientes:

Primero deberás memorizar la siguiente lista, que te servirá para memorizar cualquier cosa a lo largo de tu vida.

  • huno
  • tos
  • res
  • cuarto
  • brinco
  • rey
  • billete
  • bizcocho
  • nieve
  • pies

Fíjate que cada palabra tiene una pronunciación similar al número que la precede. Así uno es huno (el rey de los hunos), dos es tos, tres es res, y así sucesivamente. Verás que esta lista es fácil de memorizar y que puede ampliarse a tantos números como puedas imaginarte.

Segundo, debes establecer una relación entre las palabras que quieres memorizar y el listado anterior, mientras más extraña sea la relación más impactante, y mejor quedará guardada en tu memoria.

Tercero, vamos a ejecutar el ejercicio. Imagínate que tienes que aprenderte las siguientes palabras:

Boli, campo, ordenador, coche, zapato, reloj, ventilador, luz, sardina y rueda.
Ahora relaciona cada una de ellas con una frase que tu crees, por ejemplo:

  • huno- el rey de los hunos tenía un boli
  • tos- me fui al campo pillé un resfriado y tengo tos
  • res- las vacas (reses) utilizan ordenadores
  • cuarto- he conseguido meter mi coche en mi cuarto
  • brinco- con mis zapatos nuevos pego brincos
  • rey- el rey llevaba un reloj grande de oro como su corona
  • billete- el ventilador succionó los billetes y los cortó con sus aspas
  • bizcocho- partí el bizcocho y salió una luz resplandeciente de su interior
  • nieve- ayer nevó y en vez de copitos caían sardinas
  • pies- fui caminando hasta casa con mis pies encima de una rueda

En definitiva, la memoria te será muy útil para lograr tus objetivos. Para ello debes practicarla como si fuera un deporte, de este modo evitarás que se atrofie. Estas técnicas te serán de utilidad, pero recuerda que es básico que entiendas lo que percibes y que el nivel de concentración y atención deben ser los adecuados.

 

Mª Carmen Macías
Colaboradora

¡Para participar es necesario registrarse!
¿No estás registrad@?